Memoria y relato (I)

Todos los finales de la violencia se transforman en luchas para imponer una versión de los sucedido o, cuando menos, para posibilitar un relato que exculpe ante la propia facción. No hay salida si esto no se consigue. Todos se preparan para no pasar a la historia demasiado mal. Cuando el debate está ahí, es una buena señal pues indica que la violencia pertenece ya al pasado.

Esta era unas de las interesantes cuestiones que planteaba Daniel Innerarity en un taller de trabajo en Aiete allá por octubre de 2010 y recordaba en su ponencia del pasado mes de mayo en el Congreso Memoria y Conviencia.

Se está hablando mucho en los últimos años acerca de la memoria… una memoria compartida… el relato… los múltiples relatos.

Jonan Fernandez, director de Baketik,  compartía sus reflexiones en relación a la memoria, las interpretaciones y los relatos en este artículo publicado a finales de octubre:

La semana pasada Gesto por la paz hacía lo propio presentando el documento Por una memoria básica deslegitimadora de la violencia en estos términos:

Estos conceptos de “ortoversión” y “sustrato compartido de memorias” me evocan a aquella idea de ortomemoria o memoria descargada que nos puso sobre la mesa Amelia Valcárcel en el taller sobre memoria, perdón y reconciliación en Aiete, en marzo de 2011, invitados por Odón Elorza.

No pocas fueran las discusiones, cuestionamientos y choques que se suscitaron en relación a este concepto desde las organizaciones sociales allí presentes.

Todo apunta a que estamos confluyendo hacia esta idea común de la ortomemoria entendida como una memoria inclusiva, ligera, pacificada…

Una memoria social mínima construida, formulada, desde los relatos diversos y descargada de las valoraciones de las partes que perdure con el paso del tiempo y sea habilitadora.

El reto ahora se nos sitúa en cómo construir esta memoria social que nos ayude a transformar el presente desde el reconocimiento de la injusticia y la verdad como bases de la reparación y la reconstrucción del tejido social.

Esto ya será en el siguiente post sobre la memoria…

(por cierto, veo en FB que hoy es el cumpleaños de Amelia Valcárcel … zorionak!!! muchas felicidades Amelia!!!)

Anuncios

El Día de la Memoria del País Vasco se celebra sin las víctimas del terrorismo

Este el titular de La Razón de hoy.

Recuerda un poco al lema de despotismo ilustrado “Todo para el pueblo pero sin el pueblo”. Sin embargo considero que las instituciones vascas aciertan al mantener este día como un hito en calendario social vasco.

Hoy 10 de noviembre, día de la Memoria, viene marcado por la participación de todas las fuerzas políticas vascas… cada una a su manera…  y cada cual desde aquella institución en que gobierna. No está mal, no es suficiente.

Como sociedad queremos forjar una memoria integradora… completa y construida de modo unitario sobre la diversidad .

Todo ello para atender a la necesidad social que tenemos de dar un buen lugar (cerrar) nuestro pasado más reciente…

…construyendo una memoria incluyente…

…reconociendo los sufrimientos…

…reparando los daños causados…

…comprometiéndonos para que no se vuelva a repetir lo vivido.

Somos muchas las personas que compartimos que la memoria supone un ejercicio, personal y colectivo, de mirar al pasado, reconocerlo para darle un buen lugar desde el hoy, el presente, que nos permita afrontar un futuro con el compromiso de que no repetiremos esta sinrazón.

Mirar para recordar… para volver a pasar por el corazón…

Mirarnos hacia dentro para sentir y reconocer las emociones que no supimos expresar…

Mirar para reconocer todo el sufrimiento que hemos vivido y que hemos causado…

Mirar para hacernos responsables de nuestra historia…

Mirar a los ojos para reconocer al otro…

Ya que hoy no se va a escuchar directamente a las víctimas… comparto este vídeo en el que se pone rostro y voz a tres víctimas de terrorismo:

  • Axun Lasa, hermana de José Antonio Lasa (GAL, 1983-1995);
  • Amaia Guridi, viuda de Santiago Oleaga (ETA, 2001), y
  • Jorge Pérez Jauregi, hermano de Roberto Pérez Jauregi (Abusos Policiales, 1970), que recibió un tiro mortal en una manifestación en Eibar contra el proceso de Burgos.