La lucha sin violencia

¿Cómo lidiar con un agresor sin llegar a ser otro agresor?

En esta charla sabia y conmovedora, la activista por la paz Scilla Elworthy muestra las competencias que necesitamos —como naciones y como individuos— para luchar contra la fuerza extrema, sin recurrir a la fuerza a cambio

Construyendo paz…desde la formación

Ayer terminó el curso Cultura de Paz, Derechos Humanos y Abordaje de conflictosorganizado por la Dirección de Juventud y el Observatorio Vasco de la Juventud del Gobierno Vasco.

Un curso diseñado y coordinado desde Bakeola en el que han participado un elenco de personas ponentes y tutoras de primer nivel:

Viendo las exposiciones de los proyectos realizados y escuchando las evaluaciones de las personas participantes los objetivos del curso se han cumplido y se han visto superados ampliamente…

Un privilegio haber podido tocar y conocer a los “gurus”… y ver que están con los pies en la tierra

Todo un lujo de curso… ahora, el paso es nuestro

He crecido varios centímetros… una oportunidad para aterrizar la cultura de paz y derechos humanos a la vida cotidiana

Ojalá haya una segunda fase para profundizar y seguir creciendo

Hemos formado un buen grupo, acogedor, crítico…

Si estas paredes hablaran…rebosarían construcción de paz

Todo un privilegio, para Bakeola y Fundación EDE, haber hecho realidad un sueño que, junto con otros agentes sociales y educativos, perseguíamos desde 1998 .

Un deseo…que las políticas públicas, apoyándose en ésta y otras experiencias, consoliden una dinámica permanente de formación y capacitación de agentes de juventud en cultura de paz, derechos humanos y abordaje de conflictos como ya apuntaba el Plan Vasco de Educación para la Paz y los Derechos Humanos y su reformulación.

Ahora es momento de cerrar, dejar reposar y sacar las conclusiones y aprendizajes de la experiencia vivida…

Separación

Tras un añito con mi blog he decidido separarlos en dos…

Por un lado, mi blog público…éste y por otro, mi blog personal

 

separación
separación

 

En este blog, me ceñiré a cuestiones relativas a mi trabajo en Bakeola

…de la educación para la paz y el abordaje de conflictos…

…la paz en Euskadi y las políticas públicas…

…el Foro de Asociaciones

…las redes sociales…

…el ámbito organizacional y la visión sistémica…

…la educación y el desarrollo comunitario…

…y las asociaciones en las que ando enredado.

Conflicto…iniciamos una aventura

Llevo tiempo dándole vueltas a mi blog…y ésta es la razón por la que no habia escrito desde antes del verano.

En este tiempo he valorado una idea: escribir una serie de post relacionados con los conflictos y su abordaje.

A bote pronto, son muchos los ámbitos en los que tenemos conflictos a diario:

  • el trabajo
  • familia y la pareja
  • el colegio
  • la asociación u organización
  • la cuadrilla y los amigos
  • el sociedad, el barrio o el pueblo
  • etc

La cosa sería publicar una serie de textos breves, que nos aporte claves para abordar “mejor” los conflictos cotidianos.

La idea de fondo es responder a las necesidades que tenemos las personas y las organizaciones cuando nos encontramos ante situaciones comprometidas en las que no sabemos por dónde tirar.

Pero no quiero hacerlo en solitario… me gustaría que fuera algo participado…y que las diferentes personas que andamos por aqui aportemos nuestra experiencia, ideas, propuestas, materiales, reflexiones…

No me enredo más…ahora llega el momento de opinar:

  • ¿que conflictos te preocupan?
  • ¿que ámbito te parece más interesante?
  • ¿que asuntos quieres abordar?

Por mi parte me encargo de organizar un esquema de contenidos y mantener la dinámica. Si todo va bien, un post quincenal…si va fenomenal, todas las semanas. A ver que tal nos va esta experiencia!!!!!!

Abordaje de conflictos en las organizaciones

Repasando algunos artículos escritos, he releido este sobre el abordaje de conflictos en las organizaciones publicado en el Observatorio del Tercer Sector de Bizkaia y me he animado a compartirlo en el blog…

El conflicto es como el agua: demasiada agua causa daño a la vida; demasiado poca da lugar a un paisaje seco, desértico y sin vida ni color. El conflicto es la diferencia de intereses y necesidades entre personas y/o colectivos y en todas las organizaciones tenemos conflictos, tanto en nuestro interior como con terceros.

Los conflictos surgen fruto de las relaciones entre las personas por el hecho de ser diferentes. Esto no debiera conducirnos a vivirlos de manera negativa. Sin embargo, el bagaje social y cultural hace que identifiquemos la existencia de estas diferencias con la manera en la que las “resolvemos”, habitualmente negativa o insatisfactoria.

Desde este punto de vista, no tendría sentido hablar de “resolución de conflictos” ya que las diferencias entre las personas no pueden desaparecer, sino que son la esencia de la vida misma y fuente de la diversidad.

Así, aparecen diferenciados dos conceptos complementarios: la “transformación de los conflictos cotidianos” que tenemos en nuestras organizaciones y “la resolución de los problemas” entendidos como aquellos conflictos que se están abordando de modo inadecuado.

El conflicto, cuando se está viviendo o abordando insatisfactoriamente en una organización, aparece de muchas maneras:

  • Disputas.
  • Competencia.
  • Sabotaje.
  • Ineficiencia/falta de productividad.
  • Baja moral.
  • Retención de información.

Entre las respuestas habituales de las organizaciones a los conflictos cotidianos se encuentran las siguientes:

  • Luchar:
    • Arrogancia.
    • Entrar en batalla, competir.
  • Escapar de ellos:
    • Negar su existencia.
    • Evitar abórdalos.
    • Acomodarse a la situación.

Es habitual que las personas que dirigen las organizaciones no aborden el manejo de conflictos de un modo tan sistemático como lo hacen con la información, los recursos humanos o los sistemas de administración económico – financieros.

En cambio, en las organizaciones los conflictos se abordan y manejan por separado, y rara vez se los examina en conjunto para descubrir pautas y cuestiones sistémicas. En un sentido, la mayoría de las organizaciones ven las disputas como hechos “locales”.

Considerar el abordaje de conflictos como algo sistémico crea oportunidades sin parangón para que una organización obtenga información crítica sobre su funcionamiento y su entorno, es decir, para lograr una perspectiva más global.

Lo central no es tanto encontrar la mecánica de la resolución de una disputa concreta o de un conjunto de casos, sino descubrir el “cuadro general” para el abordaje efectivo y satisfactorio de los conflictos que se dan en el día a día de nuestras organizaciones. Por tanto, el reconocimiento y, en su caso, la transformación de los sistemas de abordaje de conflictos aparecen como una prioridad organizacional.

A la hora de iniciar un proceso de Diseño de un Sistema de Abordaje de Conflictos (DSAC) para nuestra organización tendremos en cuenta las características de todo sistema:

  • Los límites que caracterizan nuestra realidad y al propio sistema.
  • Los objetivos que pretendemos cubrir.
  • Los recursos de los que disponemos.
  • La transformación que va a experimentar.
  • Los productos que se van a obtener.
  • La retroalimentación de todo el sistema.

Como en todo proceso de cambio y mejora aparecerán los temores, entrarán en juego los valores culturales de la organización, las relaciones de poder, las preferencias personales y todos los símbolos e imágenes que hemos ido construyendo a lo largo de la existencia de la organización.

Para afrontar con éxito estos procesos de construcción de sistemas de abordaje de conflictos, en el marco de un proceso de desarrollo de la organización, debemos realizar adecuadamente la preparación del mismo, partiendo de las necesidades de la organización y de las personas que la componen. Así mismo hay que garantizar los liderazgos y cuidar la motivación a través de la participación  de todas las personas de la organización.

Existen oportunidades para incorporar el abordaje sistémico de conflictos en nuestras vidas, en nuestras organizaciones y entorno, para canalizar las aguas de los conflictos en lugar de tratar de construir diques para su construcción. Todo un reto que merece la pena afrontar para profundizar en la transformación personal, organizacional y social.